Las aspergilosis y las candidiasis invasoras son una de las principales causas de mortalidad en el paciente inmunocomprometido. Las opciones de tratamiento se limitan a solo tres clases antifúngicas: los polienos (anfotericina B), los azoles y las equinocandinas. Además, existen resistencias primarias y secundarias a las terapias disponibles. Así, Aspergillus terreus es resistente natural a anfotericina B y Candida glabrata presenta resistencias secundarias a equinocandinas y azoles. El laboratorio de Micología y Diagnóstico molecular estudia los mecanismos moleculares de resistencia de A. terreus a los polienos y de C. glabrata a equinocandinas. Por otro lado, considerando que la septicemia es una de las 10 causas más frecuentes de muerte a nivel mundial y que su tasa de mortalidad se ve acrecentada por el retraso en el diagnóstico y en la instauración del tratamiento adecuado. Otra de nuestras líneas de trabajo se dedica a diseñar y validar métodos moleculares de diagnóstico rápido de sepsis que permitan identificar el agente en 4 horas