FBCB / Noticias

La FBCB despidió a los estudiantes extranjeros

Se trata de los alumnos provenientes de cinco países que cursaron durante el primer semestre del año en la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas. Recibieron un agasajo de la decana y la Coordinación de Relaciones Internacionales de la Casa de Estudios.

La Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) despidió a seis estudiantes de intercambio que fueron parte de su comunidad académica durante el primer semestre cursando distintas materias de grado correspondientes a sus respectivas carreras. Son provenientes de Brasil, España, Francia, México y Perú.
El equipo de la Coordinación de Relaciones Internacionales de la FBCB (R.R.I.I.), integrado por Vanina Franco y Rosario Paulini, ofreció un desayuno de agasajo como cierre de esta importante experiencia.
La decana, Adriana Ortolani, estuvo presente para escuchar la devolución de los alumnos, conocer sus experiencias y, por sobre todo, agradecerles  que hayan elegido la FBCB para hacer su intercambio.
“Como todos sabemos actualmente la UNL tiene entre su principales objetivos internacionalizar su accionar a partir de su vinculación con asociaciones y grupos de universidades de todo el mundo. En esa misma línea nuestra Facultad tiene por objetivo promover el intercambio de estudiantes extranjeros y que la experiencia sea satisfactoria.
Estudiar fuera de tu país es una vivencia trascendental, porque implica un intercambio dual,  estudiantil y cultural. Vivir temporalmente en otro país enriquece a los jóvenes y los involucra con una cultura nueva, es un aprendizaje que va más allá del académico, que se relaciona con las costumbres y la vida cotidiana de una nación desconocida. Este intercambio los ayuda a conocer cómo se aborda la propia profesión en otros lugares del mundo, a cursar temáticas no disponibles en la universidad de origen,  acceder a materias nuevas o anexas, participar de actividades extracurriculares, etc. En una sociedad globalizada, esta clase de experiencias son de gran utilidad para el futuro profesional y desde  la FBCB queremos marcar una experiencia positiva para ellos”, afirmó Ortolani.
Por su parte, Franco y Paulini, mantuvieron un diálogo ameno en donde pudieron rescatar aquellas cuestiones que mejoraron su estadía. Como cierre realizaron actividades para recabar sus testimonios en pos de mejorar la atención de los nuevos estudiantes que llegarán en el próximo semestre.
“La estancia de los estudiantes extranjeros en nuestra Facultad representa un nuevo enfoque educativo. El proceso de  internacionalización que la universidad lleva adelante desde sus tres ejes: movilidad, currículum y campus;  se ve reflejado en estas actividades que no sólo permiten una nueva experiencia a los estudiantes, sino que además como Gestión nos interpela a innovar en procedimientos y contemplar nuevas dimensiones dentro del ámbito académico”, afirmó Franco.
A su turno, Paulini, egresada de la Licenciatura en Nutrición de la FBCB, afirmó que "es un enorme orgullo abrir las puertas de nuestra querida Casa de Estudio a los estudiantes extranjeros que nos eligen. Desde la coordinación de R.R.I.I. de la FBCB y con el apoyo de la gestión, nos propusimos revalorizar este espacio de intercambio para poder brindarles la mejor atención. Al finalizar esta estadía hicimos una encuesta de satisfacción y una “charla acompañados de mates”, para que ellos mismos nos expresaran cómo vivieron la experiencia, en qué tenemos que mejorar, cómo fue su convivencia en la residencia que les proporciona la UNL, los materiales y prácticas profesionales, etc. Entendemos que no es fácil para ellos el desarraigo de sus afectos y de sus costumbres por lo cual nuestra firme intención es acompañarlos para que vivan este paso por nuestra Facultad como un crecimiento personal y académico".

La FBCB como destino
Los alumnos que eligieron la FBCB para llevar adelante su intercambio fueron: Betsabé Adalia Vergara Rosales de la Universidad César Vallejo Lima Este de Perú; Adriana Brutti Medeiros de la Universidad Federal de Santa María de Brasil; Driss Echevería Essbaa de la Universidad de La Coruña de España; Lucas Do Carmo García de la Universidade Estadual de Campinas de Brasil; Emma Graille, Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Toulouse de Francia; Eugenia del Rosario Aguilar Altuzar de la Universidad de Guanajuato de México.
Los intercambistas, ante la consulta sobre lo positivo de esta experiencia, remarcaron la calidad académica de la institución y la hospitalidad que recibieron durante toda su estadía.
Betsabé resaltó “Llegué aquí para realizar algunas prácticas profesionales y tener contacto con los pacientes. Me recibieron muy bien, trabajamos junto a otra compañera de intercambio y una de las primeras adaptaciones que tuvimos que hacer fue la de conocer el nombre de la comida de Argentina, ya que son varios los términos diferentes para los alimentos, lo que aquí es una torta para nosotros es un queque, un bizcocho en mi país es un pan. Pero los pacientes fueron muy abiertos, tuvieron paciencia al ver que no éramos de aquí, y no les molestaba que atendiéramos su salud”, y continuó “Tuve la posibilidad de hacer una sesión demostrativa de galletas de avena y manzana sin nada de harinas, y pude realizar encuestas a los pacientes en la sala de espera. Fue una experiencia muy buena, he afianzado conocimientos y reforcé los que traje”.
Por su parte, Lucas, detalló “Desde la profesora hasta los compañeros de Saneamiento Ambiental fueron increíbles, me ayudaron en las clases, pude aprender mucho y debatir los contenidos que eran nuevos para mí. Me gustó que aquí las clases eran más personalizadas ya que éramos pocos, en cambio en Brasil somos sesenta alumnos y no tenemos esa posibilidad. De esta manera pude tener acceso a más contenido y prácticas de laboratorio. Además tuve la oportunidad de viajar y conocer las provincias de Mendoza y Misiones, y visitar la ciudad de Rosario”.
Para finalizar, Emma, expresó “En Francia estoy cursando en una Escuela de Ingeniería que no es tan específica en Biología sino que hay más matemática y física. Me gustó mucho la Biología Computacional que tienen aquí y que no hay en Francia. La gente de este país es muy agradable y fue una experiencia perfecta en la residencia, conviví con 15 extranjeros, y estoy pensando en quedarme para las prácticas”.