FBCB / Noticias

La FBCB y el Banco de Alimentos Santa Fe unidos por la nutrición alimentaria

Ambas instituciones firmaron un convenio mediante el cual los estudiantes de la Licenciatura en Nutrición realizarán sus prácticas pre profesionales, además de aportar a la educación alimentaria nutricional en distintas organizaciones sociales.

La Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) y el Banco de Alimentos Santa Fe (BASFE) firmaron un Convenio de colaboración recíproca mediante el cual los estudiantes de la carrera de Licenciatura en Nutrición desarrollarán sus prácticas pre-profesionales en la organización, además de la posibilidad de generar proyectos en conjunto, tanto de extensión como de investigación.
En la firma estuvieron presentes por la FBCB el decano, Javier Lottersberger, y la directora de Extensión, Gimena Dezar, mientras que por el BASFE asistieron Federico Eberhardt, empresario del sector de lácteos y quien está a cargo del Banco de Alimentos, y Mariel Ivana Wicky, nutricionista egresada de la FBCB y parte del equipo voluntario del Banco.
“Este acuerdo significa mucho para los estudiantes ya que van a tener un lugar donde trabajar con un objetivo a largo plazo. Ahí es donde aportamos desde la Facultad, con nuestra fuerza de trabajo, no sólo en el Banco, sino también en los espacios sociales con los que éste tiene relación” resaltó Lottersberger.
 
¿De que se trata el Banco de Alimentos?
Banco de Alimentos Santa Fe (BASFE) es una organización sin fines de lucro en formación que se dedica al rescate de alimentos, de manera trazable y segura, aptos para el consumo, que por distintos motivos no poseen valor comercial. Su fin es facilitarles a diferentes ONG’s, comedores y asociaciones encargadas de brindar alimentos a personas de bajos recursos económicos, con el objetivo de reducir la inseguridad alimentaria. También busca promover la alimentación saludable en la población y fomentar el consumo responsable desde propuestas innovadoras y generadoras de cambios culturales.
Su propósito es ser una organización referente en la República Argentina en el cuidado del medio ambiente y la educación de la ciudadanía respecto a la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos, promotora de consumo responsable y solidaridad hacia los más necesitados favoreciendo su alimentación saludable.
Los Bancos de Alimentos funcionan en todo el mundo. En argentina hay 17 que son parte de una red de acompañamiento, apoyo y asesoramiento conjunto.
“Hay mucho alimento que hoy se pierde y si uno establece vínculos serios con empresas serias, ellos ya están atentos sobre aquellos productos que no van a llegar a vender, entonces se contactan con nosotros. Existiendo una organización que garantice un destino seguro y controlado, que pueda indicarle a dónde fue el producto, en qué condiciones y con un reporte sobre adonde se entregó, el empresario cumple con su responsabilidad social, además de evitar el costo de descarte y los peligros que eso entraña, es decir, reduce riesgos” explica Eberhardt.
 
Sobre el convenio
El acuerdo celebrado tiene por objetivo fundamental capitalizar la formación de los estudiantes de la Licenciatura en Nutrición para su desempeño en el depósito de alimentos, como así también para la planificación y desarrollo de actividades entre el BASFE y las ONG’s destinatarias de los alimentos recuperados. En ambos terrenos, tan diferentes entre sí, podrán desempeñarse desde un enfoque más técnico por el lado del BASFE, y otro más comunitario en cuanto a las ONG’s.
Esto implica un compromiso social que contribuye con su formación profesional. “Es una de las áreas en las que más se está formando el nutricionista, porque hay muchísimo por hacer. Es muy importante que puedan asistirnos en las tareas de tratamiento de alimentos no habituales y saber donde destinarlos, como así también en la labor de impartir educación alimentaria nutricional a toda la comunidad. Esto implica enseñarles a reflexionar cuando vayan a tirar un alimento: porqué lo compró, cómo lo va a depositar, y siempre tener en cuenta estas organizaciones de recuperación de alimentos” detalla Mariel Wicky.
Por su lado, Eberhardt señaló “Es muy valioso que la Facultad nos acompañe porque esto también es una labor de confianza con mis donadores y mis beneficiados. Al incorporar la actuación de instituciones con prestigio nos da un soporte enorme en el mercado. Gran parte del alimento desperdiciado tiene su origen en no tener donde llevarlo por la falta de confianza en la organización. Si yo puedo hacerle entender a esa gente que hay un fin social, una nobleza en esto, y si logro sumar muchas entidades que me ayuden a generar esas condiciones todo es mucho más fácil”.